viernes, 21 de junio de 2013

Juan Román Riquelme se probó en River Plate 1990


- Siempre nos sorprendió que un futbolista de tan buen pie como Juan Román Riquelme estuviera tan identificado con el club anti-fútbol por excelencia. De hecho algunos futbolistas xeneizes como Román o Diego Latorre, poseen (o poseían) las características suficientes para vestir la camiseta de la casa blanca del fútbol nacional: el glorioso River Plate. Al parecer el propio Riquelme cuando era chico notó lo mismo, por lo que aceptó probarse en River. A pesar de la bronca que esto le pueda generar al hincha boquense, la realidad es que el máximo ídolo de la historia de su club, realizó una prueba para integrar las filas de las míticas categorías inferiores de River Plate. Esta historia que relaciona a Riquelme con el Campeón Del Siglo está llena de datos falsos, relatos no muy verídicos y opiniones divididas. Por estas razones Expediente River investigó como se debe, y recopiló todos los capítulos de la dramática aventura (con sus respectivas fuentes) de Román en El Más Grande.

La primera vez que se hizo pública la crónica de la prueba de Riquelme en River fue cuando el Diario Olé la publicó en su edición impresa del 3 de julio de 2001. Pero vaya uno a saber por qué la primicia no tuvo gran repercusión entre los lectores, que optaron por no creer en ese "mito" que vinculaba a Román con el Millonario. Hasta hoy. En agosto de 2013 la flamante revista deportiva "Don Julio", publicó en su edición Nº1 un artículo especial llamado "El día que Riquelme se probó en River". Para aclarar esta historia que comenzaba a ser inverosímil, los periodistas del sitio fueron en busca del único testigo concreto de aquella prueba: Cristian Ezquerra, el amigo de Román que realizó la prueba en River con él. Ezquerra fue quién precisamente explicó todo lo sucedido aquella vez, y hasta relató como fue el golazo que JRR marcó aquel día. Una delicia de historia (?)

Motivos por los que River Plate aceptó probar a Juan Román Riquelme

El por entonces presidente de River Plate Alfredo Davicce, tenía una deuda con Alberto Poletti, ex arquero de Estudiantes de La Plata y representante de Román. El River patilludo ya había ganado tres títulos en los tres primeros años de los '90, pero esa deuda no la podía saldar. Poletti fue informado de la situación. Ante el adeudo, el ex Estudiantes sólo pidió a cambio que le probaran a un chico que pintaba para crack: Juan Román Riquelme (quien no pertenecía a ningún club profesional). Si bien la institución de Núñez accedió al pedido, la única traba existente era que aparentemente Román no quería ir a River. Jorge Rodríguez, su entrenador de baby fútbol en el club "La Carpita", habló con él hasta convencerlo. "Bueno, voy, pero por vos. Sólo por vos..”, le respondió el 10 a Rodríguez después de algunos días meditando la oferta. 

La otra otra versión afirma que Ezquerra le había pedido a Jorge Rodríguez que le consiguiera una prueba en el Millonario. Se lo había pedido una vez, dos veces, tres. Al tiempo Rodríguez se reunió con Titi Montes (delegado de River Plate), para ver si podían hacer algo por ese pibe que quería mostrarse en El Más Grande a como de lugar. Y Montes le dijo: "Al monstruo, Jorge. Vos siempre hablás del monstruo ése que tenés. Tráelo a ése..". Si bien Titi Montes aceptó la solicitud de Rodríguez por una cuestión, si se quiere de camaradería, obviamente la prioridad para el delegado riverplatense era fichar al 'Monstruo'.

En síntesis, ambas versiones son ciertas. Se cree que en el acuerdo de Alfredo Davicce con Alberto Poletti obviamente se estableció una fecha determinada para la prueba de Riquelme. Pero paralelamente al arreglo dirigencial, existió el pacto entre Titi Montes y Jorge Rodríguez, que de todas formas perseguía el mismo objetivo: llevar a Juan Román Riquelme a River Plate. Los dos pares interesados en Román (Davicce-Poletti y Montes-Rodriguez) jamás se enteraron de los acuerdos independientes, ya que obviamente Titi Montes jamás le comentó a Davicce sobre su arreglo con Rodriguez porque estamos hablando de un chico ignoto que no tenía "fama de crack", no jugaba en las inferiores de ningún club profesional y ni siquiera llegaba a los 14 años de edad. Lógicamente de parte de Davicce tampoco era "trascendental" una charla con Montes por el tema Riquelme. Al margen de que acuerdo fue el que contribuyó más, días después Riquelme y Ezquerra aterrizaron en Núñez para probar suerte.

Don Torcuato, la cuna futbolística de Riquelme (Foto: revistadonjulio.com)


Juan Román Riquelme jugando para el club de baby fútbol "La Carpita"

La prueba de Juan Román Riquelme en River Plate

Corría el año 1990, y tres personas caminan por las calles de Núñez buscando la faraónica casa del Club Atlético River Plate. Ahí está, el mítico Estadio Monumental se presentó ante sus ojos. Esas caras que permanecen asombradas al ver de cerca el octavo estadio más grande del continente corresponden a Jorge Rodriguez, Juan Román Riquelme y Cristian EzquerraLos dos compañeros de baby se indicaron mutuamente algunos detalles, realizaron el calentamiento previo y se pusieron las pecheras rojiblancas para enfrentar a un combinado de las inferiores del River en una de las canchas auxiliares del Monumental. Independientemente de la "contradicción interior" que sentía Román, tanto él como Ezquerra, iban a jugar lo mejor posible para demostrar su talento y quizás comenzar una futura carrera como futbolistas profesionales. El encargado de dirigir la prueba fue el gran ex jugador Millonario Delém. El brasileño no solo tuvo la tarea de regir la práctica, sino también cargó con la enorme responsabilidad de analizar con ojo de halcón (?) las habilidades de los cientos de chicos que asistieron ese día a la prueba.

Yo era wing izquierdo, nos probaron en una cancha auxiliar que estaba atrás del Monumental. La cantidad de pibes que había era impresionante, una locura. En River ya jugaba un chico que había sido compañero nuestro en La Carpita, Martín Lucero, wing derecho. Es más: estuvo ese día, creo, nos vino a ver. Los coordinadores nos reunieron, y bueno, la de siempre: “¿De qué juegan, chicos?”. “De enganche”, les dijo Román. <Titi Montes quiso que el enganche jugara en el segundo tiempo. Afuera, Ezquerra esperaba para entrar>.

Finalmente Cristian Esquerra cumplió el sueño de probarse en River Plate jugando aproximadamente 10 minutos del primer tiempo, mientras que el pequeño Riquelme de 12 años lo hizo durante todo el segundo tiempo. Al parecer, Román la rompió en esa prueba y mostró un nivel futbolístico altísimo.

Se parecía al Maradona gambeteador, Román. Gambeteaba, no era tanto de pegarle desde lejos. De eso me encargaba yo, que pateaba más fuerte —recuerda Ezquerra—. Él juntaba a dos, tres pibes, los limpiaba y me dejaba mano a mano. El Maradona gambeteador, sí, tal cual. <Así que Riquelme fue el Maradona gambeteador en baby y, en su segunda vida, un '10' filosófico, Román: dónde debo pararme, cuándo hay que tocarla, cómo, para qué. Y en River supo que le pegaba con un cañón>.

Antes de continuar, aclaremos que si vamos al caso no solo podemos chicanear a los porcinos demostrándoles que su máximo ídolo se probó en El Más Grande, sino que también podemos "jactarnos" de que el Romy hasta convirtió un gol en aquella prueba con la pechera roja y blanca puesta. Tomá pa vo' (?)

Clavó un golazo desde afuera del área que ni te cuento. Un derechazo típico, bien de los suyos. No, no sabes lo que fue. Anduvo bárbaro, Román —recuerda Ezquerra, que lo vio desde afuera. A Román lo dejaron todo el segundo tiempo.

Los técnicos de las inferiores de River que presenciaron la prueba (menos Delém) quedaron sorprendidos con el talento de los dos chicos de La Carpita. Terminada la prueba, les pidieron a ambos que por favor volvieran la semana próxima para continuar con la segunda parte de la evaluación. Riquelme regresó a su casa transpirado, con el botinero en mano, y muy dubitativo porque si bien al principio no quería ir al Millonario por ser "hincha" de Boca, se sentía entusiasmado por esa gran actuación suya que le podría abrir una puerta inmejorable a futuro: debutar en primera división con la camiseta de River Plate.


Esta es la cancha auxiliar donde Ezquerra y Riquelme se probaron en 1990

Delém no aceptó a Ezquerra, ni a Riquelme

Tal y como se les pidió, Cristian Ezquerra y Juan Román Riquelme regresaron al Monumental y continuaron con las pruebas para ingresar a la pre-novena de River. ¿Qué pasó luego? Los bocharonAsí de corta. El mismo Ezquerra recuerda con desilusión, y una pizca de bronca, aquel día en que a él y a Riquelme les cerraron las puertas del Club Atlético River Plate para siempre.

Hicimos algunas pruebas y nos dijeron que no fuésemos más. Así, sin explicaciones. Nos rechazaron. Nos voltearon a los dos.

A pesar de que la mayoría de los entrenadores de River que vieron jugar a Román en su primer prueba estaban de acuerdo en ficharlo, el 10 de Don Torcuato no quedó. ¿Quién lo descartó entonces? Fue nada más y nada menos que Delém. El hombre que descubrió y potenció a Aimar, Almeyda, Crespo, Falcao, Gallardo, Higuían, Ortega, Saviola y Solari, observó a Riquelme, lo estudió, y dijo:

Es muy bueno, sí, pero en su puesto tengo tres que son mejores que él.


Artículo de Diario Olé correspondiente al 5 de agosto de 2013

Nota de Bolavip.com correspondiente al 7 de agosto de 2013

Nota de Perfil.com correspondiente al 1 de abril de 2014

Jorge Rodríguez, y la "historia mal contada"

Dos semanas después de que la revista de crónicas deportivas Don Julio desempolvara la historia de Riquelme en River, Jorge Rodriguez salió a llorar por los medios bajándonos línea para que no le creyéramos a la investigación de Don Julio, ni al relato de Cristian Ezquerra, ni a los medios que difundieron la noticia.

Declaraciones de Jorge Rodriguez a Toda Pasión correspondientes al 27 de agosto de 2013

Conclusión final

Como en cualquier debate, independientemente de su índole, hay dos posturas bien marcadas. Sin tomar partido alguno (?) vamos a analizar la historia que publicó la revista deportiva Don Julio, y la que contó Jorge resentimiento Rodriguez en los medios, con el único fin de intentar determinar cual versión de los hechos es más verosímil.


• La historia de Don Julio presenta una investigación periodística realizada por dicho sitio que se especializa en crónicas deportivas. Además está fundamentada con los relatos de Cristian Ezquerra, un testigo concreto, que vivió en primera persona los hechos que cuenta DJ. Obviamente la crónica fue difundida por diversos sitios web deportivos prestigiosos debido al sustentabilidad que tiene el informe.

• La historia de Jorge Rodriguez no tiene ningún sustento investigativo, no presenta ningún testigo neutral que acredite el relato y fue estratégicamente contada después de que Don Julio publicara su versión de los hechos.

En síntesis, ¿Qué es más probable? ¿Qué una revista neutral de crónicas deportivas que publicó una investigación con sustento histórico y fundamentada por un testigo concreto, y que además fue difundida por diversos sitios web deportivos prestigiosos esté mintiendo? ¿O que nos engañe una persona mediática (e hinchas de Boca) que relató una historia sin ningún sustento o testigo mas que él, y su versión de los hechos? Como siempre, dejamos libre albedrío. Aunque en este caso la situación es demasiado evidente. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Cabe aclarar que si Juan Román Riquelme era hincha de Boca desde chiquito como el mismo se jacta, tan xeneize no era. Porque ese discurso de "Nací bostero, y me voy a morir bostero", queda desacreditado cuando uno recuerda que se fue a probar al clásico rival, con todo lo que esto significa. ¿Hubiera triunfado Riquelme en River? ¿Sería ídolo de la hinchada Millonaria como lo es de la de Boca? La verdad es que si bien Román es un futbolista exquisito, la 10 riverplatense que en algún momento vistió el eterno Ángel Labruna, es un legado de prodigio a prodigio. En pocas palabras, River no es para cualquiera.

6 comentarios:

  1. Se te caen los ídolos bostero jajaja

    ResponderEliminar
  2. campeonatos cuantos tenes bostero? te queres matar metete tus estadisticas en el cul0, la concha de tu madre bosta riquelme es un vende humo igual que todos tus idolos, maradona tambien declaro haerse desilusionado cuando river con aragon cabrera no lo contrato porque no le podian pagar mas que a pasarella asi que anda a ver que le anda pasando a tus idolos y a tu equipo que termino segundo! como nosotros pero ustedes contando desde abajo.
    atte vodka no existis, andate a bolivia nadie te quiere.

    ResponderEliminar
  3. GRACIAS A DIOS QUE EL FRÍO SE MUDÓ DE BARRIO!!!!
    (Se te caen los idolos bostero!!!)
    ACASO......TUVISTES ALGUNA VEZ UNO TUYO....?

    Litoi ArrietA (River Cpo de Mayo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juaaaaaaa, ¿Sabés cual fue la promesa de Aguilar para ser presidente de riBer? "Si gano, lo compro a Riquelme, y no solo no lo compró sino que les fundió el club. JAJAJAJA.

      Eliminar
  4. Aplaudo al hincha de Racing...es la realidad los ídolos de barro no te sirven de nada gallina, ustedes parirán mucho crack de su semillero pero rara vez regresan a su club de origen y de retirarse ni hablar..esto se ha acentuado en las ultimas décadas....en cambio en BOCA los jugadores ajenos aprenden a apreciar la institución dándose el lujo de retirarse en nuestras filas, algunos simpatizando...nuevamente se ven las nimiedades de las que se aferran para sentirse superiores...pobrecitos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guillermo se retiro en Gimnasia
      Riquelme no se sabe
      Abbondanzieri en Brasil
      Rojas en Argentino de Quilmes
      Passucci en Suiza

      Eliminar